Inicio | Siervas de María | Fundadora | Siervas Ilustres  | Boletín Informativo | Multimedia |  Contacto |  Llamada |  Enlaces |  Oraciones 
Siervas Ilustres
  • Beata Sor María Catalina
  •       -Sor Florencia Janer

          -Sor Dositea Andrés
              -Sor Perfecta Temiño     

          -  Sor Blanca Amo

     Siervas Ilustres:  SOR FLORENCIA JANER

               SOR FLORENCIA JANER   ( Presentación Power Point)

           Sor Florencia Janer  - María de las Nieves

      Corría el año 1852. En una confortable casa situada en la calle de la Libertad, número 23, en Madrid, se había instalado el joven y cristiano matrimonio formado por D. Florencio Janer y Dña. Adriana Ferrán. De ambos se podía decir que si muchas eran sus dotes intelectuales y conocida su amplia cultura, en nada desmerecía todo ello con su profunda fe y acendrada piedad.

     Dña. Adriana, nos narra la hermana pequeña de la protagonista, "mi madre tenía la costumbre de leer todos los días el "año cristiano" y un cinco de Agosto, día en el que se celebraba la aparición de nuestra Señora de las Nieves, al leer el episodio se conmovió tanto que pensó: "Si el Señor me concediera tener una hija, le pondría por nombre María de las Nieves"...que pensara esto no tiene nada de extraño si le gustó la narración, lo prodigioso fue que al año siguiente, en esa misma fecha, nació mi hermana"

      María de las  Nieves  madrugaba  a la vida a las tres horas del 5 de Agosto de 1859.

      El 7 de Agosto sus cristianos padres la condujeron a la parroquia de San José donde recibió la gracia del Bautismo.

      El 9 de Mayo de 1862, en la misma Parroquia de San José de Madrid será fortalecida con el sacramento de la Confirmación.

    El 27 de Mayo de 1869, era el día del Corpus Christi , hizo su primera Comunión.

    Su condición de artista no tarda en manifestarse y el arte innato en ella dejará una huella de belleza en su vida y en su trabajo.

      El dolor un día llamó a las puertas de su familia y recurren a la ayuda de las Siervas de María Ministras de los Enfermos. Sor Socorro Pajares simpatizó mucho con Mª de las Nieves. Fue el primer germen de vocación a las Siervas de María.

      Vivía abierta a todo lo verdadero, bello y bueno, su espíritu inteligente y limpio crecía animado por su capacidad de aprender y su decisión de no perder un instante en su vida.

      Al sentir la voz del que la llamaba, sintió cautivo todo su ser y avasallada su alma, se abandonó en los brazos del que supo robarle el corazón: Alma grande, generosa, esforzada.

      Inicia el Postulantado el 11 de Mayo de 1890. Hace solo tres años que ha muerto M. Soledad, Fundadora, cuyo recuerdo se mantiene vivo en el corazón de las moradoras de la Casa Madre y  cuya presencia palpita en la misma. El día 20 de Octubre del mismo año toma el Hábito y recibe el nombre de Sor Florencia en recuerdo de su padre.

      Desde el mismo día de su entrada en el Noviciado, el ejercicio de todas las virtudes, fue su constante ocupación. "puedo decir de ella que era culta, que sus actitudes y cualidades se manifestaban en su porte y trabajos delicados como pinturas primorosas, las que hacía con suma delicadeza y gusto artístico".  El 12 de Octubre de 1892 emite su profesión Temporal. Ya Profesa no abandona el recinto del Noviciado sino que la obediencia le lleva a permanecer en él en calidad de Auxiliar de la M. Maestra de Novicias. El día 30 de Octubre de 1898 emite su Profesión Perpetua.

      Por el gran amor que profesa al Instituto, le hacen sentir la viva urgencia de recopilar los recuerdos que sobre la vida y santidad de Madre Soledad, comentaban a diario en torno suyo las contemporáneas de la Madre Fundadora.

     En el Capítulo General celebrado en el mes de Marzo de 1898 es designada Secretaria General, a su gran talento e iniciativa se debió en este periodo la verdadera organización del secretariado.

      La Congregación conserva varios y muy valiosos testimonios de su valía como auténtica mujer, enamorada de Cristo por quien vivía, sufría y amaba.

     "Era una persona de una entrega y fidelidad intachable. Era humildísima. Jamás se alteraba. Vivía plenamente las virtudes. Una santa. Amaba con todas sus fuerzas a Jesucristo, lo veía en todos los acontecimientos adversos"

      En la Ciudad de Santa Teresa - Avila  - estuvo 16 años ( 1910 - 1926) dedicada a la asistencia a enfermos, a oficios de casa y siempre fiel poniendo por escrito el acontecer de la Congregación como escritora de los historiales de la casa.

      Regresa a Madrid de nuevo como Auxiliar del Noviciado en 1926 año en que el Proceso de M. Soledad se inicia oficialmente. Sor Florencia vibra y goza con este Proceso de M. Soledad.  Los días transcurren recogidos y serenos en el Noviciado y el influjo de su Auxiliar llega a cada rincón de la Casa Madre.

      De este tiempo son abundantes los testimonios que hablan de la forma de ser y vivir de Sor Florencia. "Nos animaba a ser almas reparadoras".

      Su objetivo ser Sierva de María, teniendo a M. Soledad Torres como don y referencia, siendo antorcha que ilumina siempre bajo la mirada maternal de la Virgen de la Salud, Madre y Maestra en el caminar de las Siervas de María.

      El día 10 de Febrero de 1935 a las 10, 30 de la mañana, fue la fecha y hora dichosa en que llegó el Divino Esposo, para llevarse consigo a esta alma tan fiel y generosa.

       Con la obra "Apuntes Historiales", por ella realizada, las Siervas de María contamos, hoy día con una amplia historia de los primeros 50 años y de los orígenes del Instituto.

     Esta pequeña reseña de su vida va como  homenaje y gratitud de todas sus Hermanas Siervas de María por cuanto con su amor, entrega y donación nos ha dejado para las continuadoras del Carisma legado por Santa María Soledad, pudiendo ir a beber de la fuentes primigenias de la Congregación en sus costumbres y sanas tradiciones.

                                                        Flor pintada por  Sor Florencia


     

     

      www.siervasdemariacastilla.com © Copyright 2015 Siervas de María Provincia de Castilla   
    Creado por Siervas de María, Ministras de los enfermos